El rol de las señales aposemáticas : el miedo a las serpientes

El motivo del miedo de los humanos hacia las serpientes es un viejo debate aún sin resolver.

El origen innato de dicho miedo por razones evolutivas es motivo de debate frente a la potente influencia que pueden tener la experiencia, la cultura, los medios o, incluso, la religión sobre la animadversión  de la gente hacia las serpientes.

En este estudio, demostraremos que dicha animadversión de los seres humanos por las serpientes puede haber sido confundida por una animadversión a las señales aposemáticas que suelen presentar las serpientes.

Un total de 635 niños han sido invitados a indicar como «bueno» o «malo» imágenes presentadas individualmente (fotografías o dibujos). Las serpientes, los animales de compañía i las caras «smiley» no han sido consideradas «malo» a menos que presentaran señales aposemáticas sutiles de forma triangular (más que redondas).

Otro grupo de 722 niños han siso invitados a indicar las mismas imágenes, pero esta vez representadas por parejas. Se les ha pedido indicar cual era «buena» y cual era «mala». Dicha comparación dependiendo del contexto ha resultado en respuestas más evidentes a las señales aposemáticas.

En base a este estudio, suponemos que los primates han desarrollado una animadversión hacia las señales aposemáticas con formas triangulares, potencialmente peligrosas, como los dientes, las garras o formas punzantes, y no por las serpientes como tal. Por otro lado, suponemos que dicha adaptación ha sido, al mismo tiempo, explotada por las serpientes como estrategia anti-predación. De ahí la cabeza triangular o los dibujos en zig-zag de su dorso. El triángulo es usado como señal de peligro en todo el mundo.

Figura 1. Hemos usado 10 imágenes solas y 10 imágenes dobles para evaluar la percepción de las señales aposomáticas en los niños. Las categorías contenían : (A)imágenes controladas con una imagen familiar de conejo (A1) y de perro agresivo (A2); (B) dibujos de serpientes (B1), una serpiente con la cabeza triangular (B2, una señal aposemática), una serpiente con un zig-zag en el dorso(B3, una señal aposemática) y una serpiente con la cabeza triangular y un zig-zag en el dorso (B4, dos señales aposemáticas) ; (C) cabeza de una culebra viperina, una serpiente acuática inofensiva (Natrix maura) en modo normal (cabeza C1, cabeza redonda) y mimética defensiva(C2, cabeza triangular) y (D) caras « smiley » con dientes redondeados(D1) o en forma de triángulo(D2). Se han utilizado tests con dos imágenes (E a H) para evaluar la interpretación dependiendo del contexto de las señales aposemáticas por parte de los niños.

Figura 2. Resultados en porcentaje de las respuestas a los tests de imágenes presentadas individualmente a los niños.

Figura 3. Resultados en porcentaje de las respuestas a los tests de imágenes presentadas por parejas a los niños.